Páginas vistas en total

martes, 22 de noviembre de 2011

Reptiles prehistóricos en nuestras playas

 Esto es un Mosasaurio, un reptil marino conocido gracias a restos fosiles de hace 65 millones de años. En concreto una especie mas pequeña conocida como Halisaurus que podía superar fácilmente los 6 metros.



Y esto es lo que encontraron los soldados rusos en las costa de Sakhalin en la parte mas oriental de Rusia cerca de Japón. Los restos de un animal que no existe, o al menos no coincide con nada vivo conocido, pero sí con los reptiles marinos que vivieron en la misma época que los dinosaurios. Los restos fueron trasladados por los soldados a un laboratorio para ser estudiados y nunca mas se volvió a saber sobre esto.


                             Aquí mas reconstrucciones del animal al que posiblemente pertenezcan.


                        

Y esto no es todo, también voy a contar lo que sucedió en Cádiz (España), en la playa de Zahara de los Atunes en el año 2002. Un hombre llamado Sergio Pérez González encontró en la playa un cráneo en estado de descomposición de medio metro de largo, con una gran cavidad ocular y de forma alargada, debido a su tamaño no pudo llevárselo aunque sí le tomo fotos con el teléfono móvil.



Mas lejos había mas restos del animal, trozos de piel y una aleta, todo esto fue analizado por científicos que llegaron a la conclusión de que no coincidía con ningún animal vivo. La gran cavidad ocular, la articulación redondeada donde apoya el cráneo con la primera vertebra cervical y los dientes curvos delataban que solo podía tratarse de un reptil marino, un plesiosaurio.


Apenas conocemos la fauna de nuestros mares, todavía quedan miles de grandes especies marinas por descubrir y catalogar, en futuras entradas mostrare mas casos (que los hay) donde aparecen seres que creíamos extinguidos o nuevas especies no solo en mares sino también en lagos y ríos.

viernes, 11 de noviembre de 2011

El gusano de la muerte mongol

La primera pero no ultima vez que se vio a esta criatura fue en el sur del desierto de Gobi en Mongolia en el año 1926 aunque los habitantes de la zona ya la conocían de siempre. Se trata de un gusano rojizo cullo nombre en latín es Allghoi khorkhoi de entre 80cm y hasta 1,5 metros de largo que es capaz de matar a distancia escupiendo un potente veneno ácido muy corrosivo, algunos aseguran que la parte trasera del animal genera descargas eléctricas capaces de aturdir a cualquier ser vivo que este cerca. La gente acostumbrada a la presencia de este animal suele tenerle bastante miedo. Le atraen las vibraciones de las pisadas y especialmente el color amarillo.